Dietas milagro: separar la realidad de la ficción


El exceso de peso es un problema de gravedad que afecta a la totalidad de países desarrollados.

Cada día son más las personas que buscan una forma efectiva de reducir su peso, y muchas dietas llevan puesta la etiqueta de dieta “milagro”, pero acaban por convertirse en una frustración tras otra.

Incluso si se logra con ellas una reducción de peso temporal, como norma general se acaban recuperando todos los kilos perdidos, y puede que alguno más.

Además, algunos planes de régimen solo se centran en un ingrediente, lo cual puede ser la causa de deficiencias nutricionales que acarrean problemas de salud.

Bajar 1 o 2 kilos al mes

Cuando hablamos de perder peso con una dieta, hacerlo de forma lenta pero segura es la máxima que se tiene que seguir.

Los nutricionistas recomiendan perder entre 1 y 2 kilos al mes. De hecho, perder peso de una manera muy rápida siempre está acompañado de una pérdida de masa muscular, y no de grasa, así como de dolores en los huesos y las articulaciones.

Los requerimientos diarios de calorías varían dependiendo de factores como el sexo, la edad y el tipo de actividad física que se practique.

Como norma general, en una dieta se reducirá de manera moderada la ingesta de calorías. Comer de una forma moderada es la clave del éxito para perder peso de un modo seguro.

Sabemos que no hay alimentos malos, sino que debemos tener unos hábitos moderados. Es importante reducir el consumo de grasas y azúcares.

Los refrescos azucarados deben evitarse, así como alimentos muy grasos que no tienen una cantidad importante de nutrientes.

Algunos consejos para bajar de peso


  • No hay que saltarse ninguna comida. Comer suficiente en las tres comidas diarias nos evitará sensación de hambre entre horas y no sucumbiremos a un antojo.
  • Reducir el consumo de alcohol, que tiene muchas calorías vacías.
  • Consumir muchas verduras. No importa si son crudas, cocidas, en sopa o en licuados. Contienen fibra saciante y una cantidad mínima de carbohidratos.

Alimentos light

Algunas personas buscan productos light que les ayuden a sustituir salsas y cremas que se consideran demasiado grasas o dulces.

Cada vez hay más productos en versión ligera, pero ¿son todos bajos en calorías? Según la normativa actual, para que un producto se considere “light” debe contener un porcentaje menor de grasas o azúcar que el producto normal, pero esto solo es a efectos de regulación comercial.

Además, no se indica en qué tipo de planes tienen cabida. Es importante asegurarse, ya que las calorías pueden ser las mismas, además de que un producto que tenga menos grasa puede tener un exceso de azúcares.

También hay que tener en cuenta que algunas etiquetas que indican “ligero” o “suave” no cuentan con definición legal y pueden dar lugar a mala interpretación.

Alcohol y pérdida de peso ¿Incompatibles?


El alcohol y la pérdida de peso son dos aspectos prácticamente incompatibles, pero muchas veces una persona no puede evitar consumir una bebida alcohólica, sobre todo en situaciones sociales o en fiestas como la Navidad.

Una copa de un buen licor puede ser parte de una dieta saludable, de hecho, muchos expertos creen que consumir una copa de vino al día puede reducir el riesgo a sufrir de problemas cardiacos entre otros beneficios.

Sin embargo, es importante que sepas que si sobrepasas el límite de una bebida por día estarás arruinando tu rutina para perder peso.

En primer lugar, es importante destacar que si bien es cierto que el alcohol no es beneficioso para una dieta para adelgazar, es falso que el alcohol se convierta en grasa.

El alcohol se metaboliza de forma diferente al resto de los alimentos, de hecho, no posee muchas calorías y se convierte en etanol.

El problema viene cuando el organismo procesa inmediatamente el etanol y pasa al torrente sanguíneo sin digestión.

En un estómago vacío las moléculas de alcohol se procesan y van directo al hígado y al cerebro.

Este proceso se ralentiza si tienes comida en el estómago, pero apenas la comida pasa al intestino delgado, ocurre el mismo proceso.

Cuando el alcohol alcanza el hígado para ser procesado, éste se concentra únicamente en ese proceso.

Si bebes despacio, el hígado puede procesar todo el alcohol, pero si bebes demasiado o muy rápido, éste se colapsa y comienza a afectar los centros del cerebro que se encargan de la visión, el habla, el razonamiento y juicio.

Cuando el cuerpo se concentra en procesar todo el alcohol no es capaz de ocuparse de la comida que ingeriste, por lo que esas calorías se convierten en grasa y se almacenan en el cuerpo.

Por otra parte, las bebidas alcohólicas son diuréticas, por lo que contribuyen a la deshidratación y no poseen ningún valor nutricional.

Además, abre el apetito y te induce a consumir comidas calóricas que no son saludables y te hacen aumentar de peso.

Si de todas formas te ves obligado o te provoca tomarte alguna copa, es importante que no te saltes ninguna comida para compensar el exceso de calorías.

No sólo te afectará más, sino que tendrás hambre y te llenarás de los poco nutritivos y muy calóricos bocadillos que ofrecen en las fiestas. Es mejor que consumas alimentos sanos y balanceados antes de beber. Evita los cócteles y bebidas muy edulcoradas, pues tienen exceso de azúcar y muchas calorías extras.

Prefiere una copa de vino o una cerveza ligera y altérnalas con un vaso de agua entre cada copa.
Es posible consumir licor mientras adquieres el hábito de desarrollar una dieta saludable siempre y cuando lo consumas con moderación. Recuerda que puedes echar por tierra muchos meses de esfuerzo con sólo una fiesta.

Tonos de Tintes según el color de piel


La elección de una tintura para su pelo debe considerar el color de la piel y de los ojos. A continuación, una completa carta de color para que su nuevo tono de pelo sea un verdadero as bajo la manga, a la hora de impactar.

El tono de la piel es clave para escoger el color de un tinte nuevo para su pelo, pues, de lo adecuado de esta combinación depende el éxito de un look no natural.

Tanto la piel como el pelo deben armonizar con el color de ojos, el maquillaje y la ropa que se elija, teniendo en cuenta que a mayor cantidad de colores utilizados, más cautela debe haber en cuanto a la armonía entre estos.

Esto significa que si a usted le gusta el color, no debe privarse de recurrir a este, pero si debe tener en cuenta que los tonos empleados en el pelo, el maquillaje y la ropa sean complementarios entre sí.

Por todo ello, teñirse el pelo es todo un arte en el que no cae nada mal la asesoría de los expertos.
El color de pelo ideal se determina por el de la piel y los ojos que tenga, debido a que el pelo siempre terminará complementando el tono de piel. El estilo de cada mujer es único y lo determina su personalidad y actitud ante la vida.

Este es un factor tan fundamental a la hora de elegir el tinte, como lo es el color de la piel. Pero más allá de las particularidades, las féminas de hoy quieren verse sanas, sensuales y seguras; y por encima de todo esto, armoniosas.

La creencia popular es que las mujeres se ven mejor con colores de pelo similares a los del color de su piel, pero lo cierto es que jugar un poco con los contrastes es una buena idea.

Si se trata de una morena le puede apostar fácilmente a un tono de pelo rojo, ya que resaltará aun más su tono de piel.

Una mujer blanca, también, puede llevar un color negro profundo y complementarlo con un buen maquillaje. He aquí algunas generalidades:                         

Rubio

Es el tono que más gusta entre las mujeres latinoamericanas, seguramente porque no es lo usual desde el punto de vista genético y porque una rubia en estas latitudes siempre llama la atención.

Es una tonalidad que nunca pasará de moda, pero que exige un buen mantenimiento, nada peor que una cabellera rubia opaca o con raíces oscuras.

Cuidado con las cejas, hay que encontrar ese tono que armonice con la tintura de pelo; si son muy negras, es imprescindible que las aclare a un tono similar al de su nuevo color de pelo.

Es ideal para mujeres de piel blanca o ligeramente bronceada. Las mujeres muy morenas no deben llevan rubios intensos porque no les contrasta bien.

Rojo

 Las mujeres de piel clara son las candidatas ideales para llevar este tipo de tono. Es un color exigente y muy difícil de cambiar, así que al embarcarse en una aventura pelirroja, piense bien si está dispuesta a hacer los retoques mensuales que requieren.

Caoba

 Es un color apropiado para las mujeres morenas. En cambio, las que tienen los ojos claros y piel blanca deben evitarlo.

Castaño

Es el color más utilizado. Posee una gran variedad de gamas. Luce muy bien en mujeres blancas y trigueñas. Es el tono clásico por excelencia. Su cuidado no es muy exigente.

Negro

Los colores oscuros, dependiendo de la edad, harán ver más duras las expresiones y las facciones.
Pero el tono brillante e intenso combinado con un buen maquillaje lucirá estupendo. A las mujeres de piel clara les sienta bastante bien. En cambio, el negro no es muy aconsejable para mujeres mayores.

Pinceladas complementarias

De acuerdo al color de piel de cada mujer; el maquillaje es un aspecto fundamental en la armonía del rostro y del cuerpo. Lo primero que se debe hacer es escoger qué parte de la cara quiere destacar, a dónde quiere desviar las miradas, los ojos, la boca o los pómulos.

Las mujeres cometen un error al creer que estos tres aspectos se deben acentuar al mismo tiempo.
Tenga en cuenta estos consejos en cuanto al color de las sombras, rubor y lápiz de labios que convienen según el tono de piel y el color del pelo.