Diabetes insípida: Síntomas, ¿Qué es?


Esta patología se produce cuando el organismo no es capaz de metabolizar el agua, con el tratamiento adecuado, se puede llevar una vida normal.

Es una enfermedad poco común que se caracteriza por una importante pérdida de agua a través de la orina.

En la diabetes insípida, conocida también como diabetes del agua, los riñones son incapaces de conservar el agua mientras realizan su función de filtrado. La encargada de retener agua en el riñón es la vasopresina u hormona antidiurética.

Se trata de una hormona producida por el hipotálamo, una región cerebral, y secretada por la hipófisis, según explican los expertos.

Síntomas de la diabetes insípida


Los síntomas más comunes de esta patología son la poliuria y la polidipsia, es decir, un volumen urinario excesivo y mucha sed. Una persona con diabetes insípida puede llegar a orinar entre quince y veinte litros al día.

Debido a la deshidratación que origina la enfermedad, es muy importante que el paciente no deje de ingerir líquidos, pues mientras beba, estará más o menos controlado. La hipernatremia es otro de los síntomas propios de la diabetes insípida.

Al orinar mucho se pierde sobre todo agua y se da la tendencia a tener unos niveles de sodio en sangre elevados.

En un enfermo de diabetes insípida, un análisis de orina mostrara una baja concentración de sal en ella.

Los síntomas de la diabetes insípida, sobre todo la poliuria, pueden afectar a la vida cotidiana de quienes la padecen.

Ese volumen urinario descabellado impediría dormir al paciente, pues estaría constantemente orinando.

Sin embargo con tratamiento puede llevar una vida completamente normal. El tratamiento de esta patología, pasa por tomar hormona antidiurética.

Originariamente la enfermedad se trataba con la hormona en inyecciones, porque se absorbía mal por la boca, y más tarde se trato con hormonas inhaladas por la nariz.

En los últimos años se han desarrollado preparaciones orales derivadas de la hormona antidiurética, que funciona adecuadamente.

Diagnóstico

Para diagnosticar la enfermedad, se utiliza una prueba de restricción hídrica para observar el funcionamiento del riñón y cuanta orina produce.

Igualmente, se lleva a cabo un examen de sangre cada dos horas para verificar la concentración de sodio. Normalmente la diabetes insípida es una enfermedad crónica.

Tras una lesión en la zona hipotalámica, como puede ser un tumor, las células productoras de vasopresina quedan dañadas y la enfermedad suele permanecer incluso después de extirpado el tumor.

Factores

  • Herencia familiar.
  • Disfunción del hipotálamo
  • Disfunción de la glándula pituitaria.
  • Daño al hipotálamo o a la glándula pituitaria durante procedimientos quirúrgicos.
  • Lesión cerebral.
  • Bloqueo de las arterias que irrigan el cerebro.
  • Encefalitis, inflamación del cerebro.
  • Meningitis, inflamación de las meninges.
  • Sarcoidosis, inflamación de los nódulos linfáticos y de otros tejidos corporales.