Dietas milagro: separar la realidad de la ficción


El exceso de peso es un problema de gravedad que afecta a la totalidad de países desarrollados.

Cada día son más las personas que buscan una forma efectiva de reducir su peso, y muchas dietas llevan puesta la etiqueta de dieta “milagro”, pero acaban por convertirse en una frustración tras otra.

Incluso si se logra con ellas una reducción de peso temporal, como norma general se acaban recuperando todos los kilos perdidos, y puede que alguno más.

Además, algunos planes de régimen solo se centran en un ingrediente, lo cual puede ser la causa de deficiencias nutricionales que acarrean problemas de salud.

Bajar 1 o 2 kilos al mes

Cuando hablamos de perder peso con una dieta, hacerlo de forma lenta pero segura es la máxima que se tiene que seguir.

Los nutricionistas recomiendan perder entre 1 y 2 kilos al mes. De hecho, perder peso de una manera muy rápida siempre está acompañado de una pérdida de masa muscular, y no de grasa, así como de dolores en los huesos y las articulaciones.

Los requerimientos diarios de calorías varían dependiendo de factores como el sexo, la edad y el tipo de actividad física que se practique.

Como norma general, en una dieta se reducirá de manera moderada la ingesta de calorías. Comer de una forma moderada es la clave del éxito para perder peso de un modo seguro.

Sabemos que no hay alimentos malos, sino que debemos tener unos hábitos moderados. Es importante reducir el consumo de grasas y azúcares.

Los refrescos azucarados deben evitarse, así como alimentos muy grasos que no tienen una cantidad importante de nutrientes.

Algunos consejos para bajar de peso


  • No hay que saltarse ninguna comida. Comer suficiente en las tres comidas diarias nos evitará sensación de hambre entre horas y no sucumbiremos a un antojo.
  • Reducir el consumo de alcohol, que tiene muchas calorías vacías.
  • Consumir muchas verduras. No importa si son crudas, cocidas, en sopa o en licuados. Contienen fibra saciante y una cantidad mínima de carbohidratos.

Alimentos light

Algunas personas buscan productos light que les ayuden a sustituir salsas y cremas que se consideran demasiado grasas o dulces.

Cada vez hay más productos en versión ligera, pero ¿son todos bajos en calorías? Según la normativa actual, para que un producto se considere “light” debe contener un porcentaje menor de grasas o azúcar que el producto normal, pero esto solo es a efectos de regulación comercial.

Además, no se indica en qué tipo de planes tienen cabida. Es importante asegurarse, ya que las calorías pueden ser las mismas, además de que un producto que tenga menos grasa puede tener un exceso de azúcares.

También hay que tener en cuenta que algunas etiquetas que indican “ligero” o “suave” no cuentan con definición legal y pueden dar lugar a mala interpretación.