Somos lo que comemos

Imagen tomada de clinicascuidate.mx

Termina una semana de feliz descanso para alguno de nosotros, lo cual ha favorecido una carga positiva para nuestro organismo , que ni que decir tiene, es muy agradecido para estos menesteres.

Como ya he dicho en otras ocasiones, son nuestra piel, uñas y pelo, reflejos inequívocos del estado de salud en el que nos encontramos, por lo que es más que conveniente que nos miremos en nuestros espejos y hagamos un control sobre si estos anexos orgánicos tienen o no un buen color y aspecto, dado que nos darán una información más que precisa sobre otras cuestiones no tan visibles.

Si bien, empezamos una era casi de ciencia ficción, en donde con una pequeña muestra de saliva, podemos saber si somos susceptibles o no de padecer hipertensión, hipercolesterolemia, enfermedades vasculares y otros.
 Por supuesto. que con toda esta información de las vitaminas, podremos poner medidas para evitar el desarrollo de estas patologías, dado que con unos hábitos sanos, una alimentación definida y determinados suplementos, aseguramos este desencadenamiento.

Laboratorios Cinfa y la Universidad de Navarra han presentado recientemente unos estudios en donde revelan la relación entre la obesidad y la predisposición genética.
Este estudio confirma que los individuos con más alta predisposición genética a padecer obesidad, muestran en promedio más peso, más masa corporal y riesgo de padecerla que los individuos con baja predisposición.
 Sabemos también que la obesidad y el sobrepeso son patologías muy vinculadas al estilo de vida, por lo que si conocemos de antemano nuestra predisposición, podremos adaptar nuestra dieta de una manera más personalizada.


Por medio de este test, podemos conocer también, pequeñas variaciones genéticas, para poder conocer la predisposición a padecer determinadas enfermedades en el futuro, tales como hipertensión, diabetes tipo 2, osteoporosis, intolerancia a la lactosa, hipercolesterolemia, o problemas de sobrepeso entre otros.
De tal manera, podremos adaptar los factores ambientales, tales como la alimentación, alcohol, tabaco, ejercicio, agua. Los alimentos que ingerimos tienen un gran potencial sobre nuestra salud, pero también pueden perjudicar de manera muy activa.

Muchas son las teorías que se han desarrollado a lo largo de la historia sobre la acción de los alimentos en el cuerpo humano.
Lo que está demostrado es que una alimentación sana y equilibrada produce efectos beneficiosos sobre nuestro organismo, somos lo que comemos.
No existen alimentos malos, sino hábitos alimentarios incorrectos
En la actualidad, debemos aportar a nuestro organismo una dieta rica en 2.000 kcal, si bien dependerá también de la actividad física y edad del mismo, pero partiendo de una base aproximada.
Según el estudio genético, podremos personalizar la misma, haciéndola variable en cuanto a determinadas predisposiciones, dado que si las variables nos afirman una predisposición a sufrir hipercolesteloremia, en mi dieta tendrá que abundar el pescado azul, por encima de las carnes rojas.

En mi opinión, estamos hablando de un estudio de fácil realización, dado que sólo necesita una muestra de saliva, el cual será realizado en farmacias con total seguridad, y que, tras ello nos permitirá obtener una información amplia sobre nuestras condiciones particulares, ayudando a modelar nuestros hábitos alimentarios y de cuidados, evitando así ciertas patologías y sobrepeso.

Os animo a que dejéis vuestros comentarios y análisis sobre este tema, el cual sólo por novedoso, me parece de un gran interés para todos nosotros.