La diabetes un mal silencioso


Esta seria enfermedad que afecta a cerca de 220 millones de personas en el mundo; tiene su fecha especial de celebración o recordación internacional: todos los 14 de noviembre. Es una enfermedad con serias consecuencias y fatales complicaciones si no se le presta el debido cuidado.

Sin embargo, también existen alternativas de control más o menos sencillas que permiten sobrellevar; con bastante tranquilidad este mal, y más aún hay quienes afirman que se puede curar por medio del consumo de hierbas medicinales; logrando una excelente salud natural.

Se puede definir como un sigiloso trastorno metabólico; es decir una interrupción en el funcionamiento normal de nuestro organismo, que sin embargo envía algunas señales de que hay algo que no marcha bien: mucha sed, incremento en las ganas de orinar, hambre inusual y pérdida de peso no deseada.

Según la Organización Mundial de la Salud existen 3 tipos de diabetes; cada una con sus características propias: La diabetes mellitus tipo 1, La diabetes mellitus tipo 2 y la diabetes gestacional o del embarazo.

Cual es la diabetes más común?


La más común es la diabetes mellitus tipo 2 y según la OMS sólo en el año 2005 murieron alrededor del mundo poco más de un millón de personas por causa de la diabetes.

Los pacientes de diabetes además de tener un control estricto con su médico; deberían tener en cuenta los siguientes consejos prácticos; que le permitirán una mejor calidad de vida y poder desenvolverse casi con normalidad en su cotidiano vivir: Es primordial que un paciente con diabetes lleve una alimentación sana; el hecho de optar por una dieta balanceada será la diferencia para evitar padecimientos cardíacos y enfermedades de los huesos.

Los cambios en la dieta de pacientes con diabetes por obesidad deben hacerlos de forma gradual; puesto que los objetivos no son sencillos y para evitar la desmotivación deben plantearse metas a corto plazo.

Cuidados para diabéticos


Deberán comer con mucho cuidado o inclusive evitar los dulces, las grasas y el consumo de alcohol. Y llevar un riguroso control de la cantidad de carbohidratos que se ingieren; es importante que estos no sean ni muy pocos ni demasiados. Es recomendable aumentar el consumo de fibra.

Mantener una actividad física regular, por lo menos media hora al día. Y dejar el consumo de cigarrillos o tabaco.

Utilizar ropa holgada y sobre todo zapatos y medias cómodas, no caminar descalzos para evitar al máximo el desarrollo del “pie diabético”

Es importante, adicional a estos puntos, llevar un control de la presión arterial y tener presente que no tratar la diabetes es un error que puede conducir al coma diabético.